Chromodynamics

 

La mente humana es capaz de percibir e interpretar una gran cantidad de sutiles cambios en el orden y la simetría, dicho en otras palabras, armonía y equilibrio; desde la manera en la que reconocemos diferencias entre un rostro u otro de entre los miles que hemos visto, hasta la utilización del diseño como aparato de conductismo social. 

  Estas propiedades (armonía y equilibrio) ¿Son constitutivas en la materia?, es decir, ¿Son una parte integral de su complejidad? o ¿Son descriptivas y subjetivas porque su orden total se percibe solo dentro de la mente del observador?

  Hay un tercer elemento en relevancia, y es el capital cultural, lo que por consenso o delegación hemos acordado como civilización definir como realidad, su fundamento y su última instancia.

  Los estudios de Alejandro Mejía comienzan utilizando como materia prima el color y los mecanismos de asimilación visual; se enfocan en primer grado a “observar” el acto de mirar, concentra el pensamiento y la atención en el solo hecho de mirar, tratando de aislarla de la información obtenida por los otros sentidos como el oído, el olfato, etc. Así podemos ir clarificando las limitantes propias de la vista y discernir en base a la experimentación cuáles estímulos develan dichas características interpretativas de la realidad.

Las piezas de color exploran la propiedad ARMONIA, y las piezas en blanco y negro sobre mapas la propiedad EQUILIBRIO.

ARTĒRIAM © 2017