Columna de Mercurio

Parece ser que, muy independientemente de los atavíos que tengamos a nuestra disposición para relacionarnos con la realidad del tipo inteligible, sensorial y material, conservamos afianzados ciertos caracteres con los que nos identificamos a lo largo de los años y que definen en ciertas maneras el comportamiento más primigenio de nosotros, como especie. Jung hablaba incluso de inducciones en el comportamiento heredadas de las vidas pasadas, formulando una colección de arquetipos en base al análisis de los sueños de sus pacientes.

  No es intención del artista por ahora trabajar sobre dicha teoría, tampoco afirmar que sea una generalidad; por el contrario, hace un apunte personal al respecto que le ayuda a “limpiar” sus propios análisis de interpretaciones pre-establecidas en el más puro afán de objetividad (si realmente es posible hablar de objetividad en un medio expresivo como el Arte).

  En otras palabras, ha depositado en esta Litografía tres de sus arquetipos para tener bien claro cuáles son y poder desembocar su producción en otros puertos; estos tres ya los ha utilizado bastante y no quiere enfrascarse de nuevo en ellos, por lo menos no inconscientemente.

  El título hace referencia al funcionamiento de los termómetros, en donde el Mercurio esta siempre en estado latente y emerge o se retrae dependiendo de su relación con el contexto; así mismo, al dios griego Hermes, quien llevaba los sueños de Morfeo desde el valle de Somnus a los humanos que dormían y de cuyo nombre procede la palabra hermenéutica.

ARTĒRIAM © 2017